martes, 6 de septiembre de 2011

¿De qué está hecho el imán?

Está el natural y el artificial (también se les puede clasificar por permanentes o temporales). Todos tienen propiedades magnéticas, pero algunos la pierden con el tiempo, con uso en exceso, por golpes fuertes o por exponerse a altas temperaturas.
Un imán natural está compuesto por óxido de Fierro (cuya fórmula es Fe3O4), que se conoce como magnetita.


Un imán artificial es un cuerpo hecho de metal y tiene la posibilidad de ser magnético porque se utiliza un proceso llamado electroimanación: frotar el cuerpo con un imán natural ó simplemente con aplicación de corrientes eléctricas.

Un imán permanente está compuesto por un acero imanado, por ende, conserva su poder magnético. Hay ciertos casos en donde tiene posibilidad de perder su magnetismo: una fuerte carga eléctrica, un impacto de inmensa gravedad y exponerlo a altas temperaturas (en este último caso, al enfriarse el imán vuelve a tener su magnetismo).

Un imán temporal está compuesto por un hierro "dulce". Su magnetismo lo pierde al momento en que cesa su fuente que provoca el magnetismo.

Y también hay otro tipo de imán llamado electroimán, cuya definición es la siguiente:
"Un electroimán es una bobina (en el caso mínimo, una espira) por la que circula corriente eléctrica. Esto genera un campo magnético isomórfico al de un imán de barra que imanta el metal. Un electroimán es un caso particular de un imán temporal."
Fuente: http://es.wikipedia.org/wiki/Desimanaci%C3%B3n



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada